¿Qué define a una buena alfombra de entrada?

Las alfombras de entrada de interior son un elemento clave para la higiene, la limpieza y la seguridad del edificio. Veamos algunos ejemplos con las alfombras ENTRANCEMATS ES.

Por lo general, una buena alfombra de entrada interior posee cualidades estéticas que la convierten en un elemento agradable para colocar en la entrada de un edificio. Pero con esas cualidades no alcanza. Las alfombras de interior deben ayudar a mantener la limpieza y la higiene del edificio. De no ser así, el polvo, el barro o la humedad pueden entrar de forma indeseada en un centro comercial, una escuela, un edificio público o cualquier otro lugar donde haya alta circulación.

En primer lugar, una alfombra de entrada interior debe ser absorbente. También debe raspar bien las suelas de los visitantes, para remover la suciedad, los restos de tierra, césped o cualquier otro residuo que podamos llevar en los pies.

Asimismo, tiene que ser capaz de impedir el paso de la humedad.

ENTRANCEMATS ES propone revestimientos como las estructuras de aluminio con tejido acanalado, que garantizan que la alfombra no se pudra y ofrezca una fuerte absorción. Este tipo de revestimiento es ideal para retener los residuos más pequeños en el interior de un edificio o en espacios exteriores cubiertos y resiste a la circulación de cargas con ruedas.

Por último, una alfombra de interior es un elemento de seguridad del edificio. Es importante asegurarse de que la alfombra posea una perfecta estabilidad para evitar, por ejemplo, que los niños que entran corriendo a una escuela se patinen por culpa de una alfombra resbaladiza.

Dos ejemplos de alfombras de interior que no resbalan:

  1. Felpudo 10R
  2. Felpudo 22R

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *