Criterios de elección de una alfombra de entrada

Una alfombra de entrada, sí, pero no cualquiera. Porque existen al menos tantas alfombras como usos posibles, no hay que olvidarse de que una alfombra es el resultado de una elección.

Por lo tanto, se plantea la cuestión de los criterios de elección. En otras palabras, por qué elegir una alfombra y no otra. Aquí les proponemos algunas pautas para orientarse en este universo.

Cómo elegir una alfombra: algunos criterios

Dejemos de lado los criterios estéticos personales que intervienen y se aplican sin importar cuáles sean las características técnicas. Centrémonos, más bien, en los criterios funcionales. Estos permiten ordenar las alfombras en distintas categorías y, en consecuencia, tomar decisiones acertadas. Hay cuatro criterios, en particular, que tienen una importancia clave en el uso que se dará a una alfombra y en su elección: el grado de deslizamiento, la resistencia al fuego, las otras formas de resistencia, la capacidad de reflejar la luz.

El grado de deslizamiento

Siempre es preferible que los pisos respeten determinados criterios de seguridad, como la resistencia al deslizamiento. Asegúrese de que el piso ofrezca una buena resistencia a los resbalones, sobre todo en condiciones húmedas.

La resistencia al fuego

La resistencia al fuego tiene que ver con la manera en que un material, en este caso una alfombra, va a comportarse en caso de incendio, como si se tratara de un combustible. Se trata de un criterio objetivo. No dude en preguntar a su vendedor respecto de este punto.

Otras formas de resistencia

También es conveniente preguntarse —y preguntarle al vendedor— sobre el nivel de resistencia a cuatro factores: la resistencia al uso, la resistencia a las perforaciones, la resistencia al agua y la resistencia a los agentes químicos.

La capacidad de reflejar la luz

¿Qué capacidad tiene un material para reflejar la luz? Cuanto más luz refleje el material, menor será el consumo de energía.

eleccion alfombra de entrada

La elección de los criterios está ligada al uso que se dará a la alfombra

Una vez que se ha evaluado estos distintos criterios, llega el momento de la elección: ¿qué criterio prima, y con qué lógica, a la hora de elegir una alfombra? Es importante tener en claro el uso que se dará a dicha alfombra: la frecuencia de tránsito, los materiales transportados, la luminosidad deseada, así como el tipo de público que se espera y el tiempo que pasará dentro del edificio. Por lo tanto, dos reglas pueden ayudarlo a hacer su elección: por un lado, quien puede lo más, puede lo menos, por lo tanto, conviene ser prudente; por otro, nadie puede asesorarnos mejor que un profesional.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *