La colocación de una alfombra de entrada: ¿simplemente apoyada o empotrada?

Además de la cuestión del uso, que determina los grados de seguridad y los criterios técnicos a tener en cuenta, la cuestión de la colocación es algo importante tanto para el cliente final como para el estudio de arquitectura.

Existen dos opciones: la alfombra que se apoya sobre el suelo y la alfombra empotrada. Y cada una de estas opciones tiene sus pro y sus contra.

La alfombra que se apoya sobre el suelo: la simplicidad

Si considera que la alfombra va a ser desplazada con frecuencia, ya sea por tareas de mantenimiento o porque su uso varía —en función de las condiciones meteorológicas, por ejemplo— es importante preguntarse si apoyarla simplemente en el suelo no es la mejor solución.

Este tipo de colocación presenta una clara ventaja: permite mover la alfombra y, por lo tanto, poder desplazarla en cualquier momento. Sin embargo, cabe señalar que, a diferencia de una alfombra empotrada, la alfombra que está sencillamente apoyada sobre el suelo puede presentar el riesgo de tropezones para los usuarios. También tenderá a dañarse más rápido, debido a esto último.

En ese caso, la alfombra también puede pegarse al piso. De esa forma, nos aseguramos de que no se moverá con el tránsito de personas o de máquinas. En otras palabras, esta es una opción más segura, puesto que este sistema garantiza que la alfombra no hará tropezar a ningún usuario o se enganchará en la rueda de alguna máquina. Sin embargo, salvo que se la despegue y se la vuelva a pegar (cosa nada fácil, cuando la primera colocación ha sido de calidad), la alfombra es de cierta forma inamovible.

alfombra apoyada

La alfombra empotrada: un buen punto medio

La colocación de una alfombra empotrada garantiza la misma seguridad que una alfombra pegada al suelo y también permite cierta flexibilidad en la instalación, al igual que una alfombra sencillamente apoyada sobre el suelo. Si bien no garantiza la seguridad absoluta de la alfombra pegada, la seguridad que provee es muy superior a la de una alfombra simplemente apoyada y brinda, además, la posibilidad de desplazarla.

En el caso de estas alfombras, es absolutamente necesario fabricarlas a medida, siguiendo al milímetro las dimensiones exactas y encontrando el grosor más adecuado. Así se establecerá cuál es el tipo de alfombra que se requiere:

 

Entrancemats le brinda una completa asistencia para ayudarlo a elegir

Nuestro amplio abanico brinda opciones para todos los tipos de tránsito y de desplazamiento dentro del edificio. La mejor forma de hacer una elección acertada es recibiendo el asesoramiento de profesionales, así que no dude en contactarnos.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *