Alfombras de entrada y seguridad

Si bien lo primero que miramos son sus cualidades estéticas y prácticas, la elección de una alfombra de entrada no debe dejar de contemplar el aspecto de la seguridad. Veamos por qué.

Una alfombra de entrada puede ser bonita y agradable, pero no debe dejar de lado el aspecto de la seguridad. Por lo tanto, ¿cómo determinar si una alfombra de entrada garantiza a los usuarios  –a menudo muy numerosos– las condiciones de seguridad indispensables?

Para evaluar el nivel de seguridad de una alfombra de entrada, hay que tomar en cuenta dos factores:

  1. La calidad de la alfombra. Una alfombra de buena calidad presenta menos riesgos desde el punto de vista de la seguridad.
  2. La antigüedad de la alfombra. Cuanto más reciente es el producto –o ha resistido al desgaste del tiempo–, más seguro es.

Por lo tanto, le recomendamos que se asegure de que la alfombra que está comprando tenga una larga vida útil y de que sea resistente al paso del tiempo. También hay que saber que habrá mantenerla de forma regular. Puesto que, con el uso, algunas alfombras de entrada brindan menos protección y sus materiales pierden su condición ignífuga, por ejemplo.

Es probable que una alfombra antigua, y que ha visto pasar a muchos visitantes a lo largo de los años, se encuentre deteriorada. Pero ¿de qué hablamos cuando hablamos del deterioro de una alfombra de entrada?

  • Pérdida de adherencia entre la alfombra y el suelo.
  • Erosión de la superficie antideslizante de la alfombra.
  • Deterioro de la estructura de la alfombra y, en consecuencia, de sus características (inflamabilidad, resistencia al uso, etc.).

Una alfombra de entrada deteriorada o de mala calidad implica ciertos riesgos:

  • Riesgo de resbalones debido a la pérdida de adherencia.
  • Riesgo de inflamación debido a una calidad insuficiente.

Así pues, vemos el interés que puede tener adquirir una alfombra de entrada nueva cuando la alfombra actual presenta cierta antigüedad. Y, por supuesto, si una alfombra es de buena calidad y se la mantiene de manera correcta (especialmente pasando la aspiradora con regularidad), resistirá mejor al uso y al paso del tiempo.

Una alfombra de calidad superior también garantiza que el revestimiento y la estructura del producto resistirán mejor al uso y al paso del tiempo. De cierta forma, pues, la calidad de una alfombra es una inversión en seguridad, en la medida en que un producto de alta calidad permite reducir los distintos factores de riesgo.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *