Las alfombras de entrada de los edificios escolares

¡Llegó el momento de la vuelta a clases! Nuestros hijos comienzan un nuevo año escolar. Van a pasar todos los días, al menos dos veces por día, por la alfombra de entrada de su escuela.

Estudiar en buenas condiciones es estudiar en un entorno acogedor y adaptado. El revestimiento de los suelos, en general, y las alfombras de entrada, en particular, constituyen un elemento importante del entorno de trabajo de nuestros hijos. Así pues, tanto desde el punto de vista estético como desde el punto de vista funcional, las alfombras de entrada de los edificios escolares deben recibir una atención especial.

Se trate de una escuela primaria o secundaria, el principal desafío de una alfombra de entrada de un edificio escolar es, a fin de cuentas, poder responder a diario a un triple imperativo:

1) Una alta resistencia

Alta resistencia y máxima seguridad son los dos principales criterios de elección. La alfombra de entrada de un edificio escolar está especialmente expuesta al uso: decenas e incluso cientos de niños pasan por allí varias veces por día, y a menudo con mochilas con ruedas. El primer objetivo funcional de la alfombra de entrada es, por lo tanto, resistir a los niños que pasan constantemente caminando, corriendo o saltando.

2) Un alto nivel de seguridad

La segunda exigencia que debe respetar la alfombra de entrada de una escuela es la de la seguridad. Los niños pueden ser menos prudentes que los adultos, y por ello es fundamental que las alfombras de entrada les garanticen una absoluta seguridad, ofreciendo una fuerte adhesión al piso y una alta resistencia a las agresiones clásicas como el barro, el agua, el polvo, pero también a las condiciones extremas (fuego, productos químicos, etc.).

3) Un fácil mantenimiento

Una alfombra de entrada de calidad garantiza un mantenimiento más fácil. Más allá de las exigencias en términos de resistencia y seguridad, las alfombras de entrada de los edificios escolares también deben responder a la exigencia práctica del mantenimiento. Elegir una alfombra de entrada adecuada es una forma de asegurarse un tiempo menor de mantenimiento y, por lo tanto, un costo de limpieza acotado, tanto de la alfombra de entrada como del conjunto del edificio.

En efecto, al absorber la humedad y las distintas suciedades, evitando que estas se dispersen a las zonas contiguas, el revestimiento de una buena alfombra permite reducir los gastos de mantenimiento del edificio.

A veces olvidadas o no tomadas en consideración, las alfombras de entrada suelen encargarse “a último minuto”, pero desde hace varios años, EntranceMats permanece abierto todo el verano y permite, así, abordar la vuelta a clases con mayor serenidad.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *